EL BIDASOA DECIDE EN LA SEGUNDA PARTE ANTE EL COVADONGA 22-28

cova-bi 2

El Bidasoa Irun logró dos puntos valiosos, tras acentuar su trabajo en la segunda mitad ante un adversario con oficio y recursos pero físicamente mermado. No obstante, el Bidasoa debe huir de cualquier euforia porque  debe mejorar. 

Al Bidasoa Irun le costó poner en movimiento la maquinaria de juego, y de hecho los asturianos impusieron su autoridad en los primeros 20 minutos. A la falta de fluidez en la circulación de balón, se unió el oficio local-ya estaba el equipo advertido por Fernando Bolea- que destiló calidad con los goles del extremo zurdo Samuel Pérez, los movimientos de Rodríguez Prendes, y la aportación de hombres como Jorge Martínez y Víctor Álvarez. A pesar de ello, El Bidasoa Irun era consciente de los flancos más débiles del adversario y mantuvo la igualdad (6-6, m.15) pero se enrocó. Hastiado Bolea, solicitó un tiempo muerto en el 19.26, y con la entrada sobre la pista de Asier Zubiria el equipo encajó solo dos goles en diez minutos. Eso que el central Víctor Álvarez marcó a la salida del minuto de tiempo el 9-8. A partir de ese instante el Bidasoa ajustó el 6-0 en torno a Markel Beltza para recuperar el tono defensivo. Las intervenciones providenciales de Zubiria, y la capacidad resolutiva de Kauldi y Martínez cambiaron el panorama. Un gol de Portero cerró el primer acto (11-12) con la defensa irunesa asentada, y Prendes ya con dos exclusiones.Y ese ya era un aspecto fundamental y decisivo de cara a la segunda fase.

EL BIDASOA DECIDE EN EL SEGUNDO ACTO

En la segunda parte los hombres de Bolea intensificaron su trabajo defensivo, mientras que el lateral Martínez y Adrián Crowley lograron un parcial de 0-4. Junto a ellos, Zubiria, nos deleitaba con sus intervenciones. Los grupistas tardaron más de 6 minutos en marcar un gol, y el Bidasoa Irun aprovechó la bonanza para lograr 5 goles de diferencia en el minuto 15. Así las cosas, el Grupo Covadonga no cedió aunque físicamente acusó el el esfuerzo. A pesar de mejorar las prestaciones, los iruneses tampoco “cerraron” el partido y a falta de 10 minutos los hombres de Villaldea volvieron a colocar el marcador a tres goles (18-21).Odriozola y Crowley apuntalaron la victoria con dos goles (19-24, minuto 25) y desbrozaron el camino hacia el triunfo final (22-28). El Bidasoa consiguió una victoria trabajada gracias a la mayor profundidad del banquillo y un ritmo superior ante un adversario con oficio y recursos, físicamente débil, que se diluyó como un azucarillo en un vaso de agua.

GRUPO COVADONGA GIJÓN

Jorge Martínez; Ancizu (1p), Jano (1), Miguel (4,1p); Víctor Álvarez (6), Samuel Pérez (5), Carlos Prendes (4), Emilio Vallado, Alexis (1), Juanín, Pepe Espina y Adrián.
BIDASOA IRUN

Dejanovic; Cristian Martínez (6), Julián Portero (3), Jon Azkue, Odriozola (6), Adrián Crowley (6,2p), Vázquez(1),Bezbradica, Davidovic, Iago Muiña, Markel Beltza y Cavero, Didac Villar (1), Gastón Mouriño (5).

MARCADOR CADA CINCO MINUTOS:

3-2, 4-3, 6-6, 9-8, 10-10, 11-12 (descanso); 11-14, 14-17, 15.-20, 17-21, 19-24 y 22-28.

ÁRBITROS:
Rodríguez Estévez y Rosendo López (Galicia). Excluyeron a los locales Alexis, Carlos Rodríguez Prendes (2), y a los iruneses Adrián Crowley, Markel Beltza (2), Julián Portero y Didac Villar.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la duodécima jornada de la División de Honor Plata disputado en el Pabellón Braulio García del Grupo Cultural Covadonga. 250 espectadores. Cerca de treinta aficionados del Bidasoa se desplazaron hasta Gijón para apoyar al equipo, y dieron la nota de ambiente y color con un comportamiento excepcional.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo