UN BIDASOA IRUN COMPACTO ARROLLA EN ZARAUTZ 19-33

bidasoa z 2

El Bidasoa Irun rentabilizó el equilibrio de su plantilla ante el Amenabar Zarautz y se impuso con autoridad en Aritzbatalde por 19-33. Los locales no tuvieron recursos para sorprender a los iruneses.

El Bidasoa-Irun sumó la primera victoria de la temporada en Zarautz por 19-33 ante un adversario dinámico pero sin recursos para inquietar a los hombres de Fernando Bolea, quienes impusieron un ritmo frenético desde el primer minuto a pesar del empate a uno logrado por Agirrezabalaga. El 6-0 dio sus frutos e inmediatamente los iruneses lograron una ventaja notable (1-5 minuto 5.32) lo que provocó un tiempo muerto local. De nada sirvió porque el Zarautz careció de fórmulas para desarbolar la defensa Bidasoarra, clave hoy en el desarrollo de los acontecimientos, y los hombres de Bolea trabajaron con orden y acierto. Incluso los locales se permitieron alguna frivolidad y hoy por hoy al Bidasoa no se le pueden efectuar concesiones. Cada jugador desempeñó su papel, y desde un punto de vista colectivo hubo fluidez. El 7-17, tras la primera media hora, resume el trabajo defensivo irunés y su capacidad resolutiva. Conocíamos ya los fundamentos de Azkue, la calidad de Crowley, la zurda de Muiña, las respuestas de Zubiria, entre otros, pero descubrimos la fortaleza de Beltza en el centro del 6-0, la calidad de Kauldi, las soluciones de Mouriño, el compromiso físico de Vázquez, el buen balonmano de Bezbradica y Davidovic, el oficio de Dejanovic, amén de las posibilidades de Cristian, Cavero y Portero. El Bidasoa demostró que vino a no sufrir sobre  una pista históricamente muy compleja para sus intereses.

MARGEN DE MEJORA

Este equipo tiene margen de mejora. Los diez goles de diferencia al descanso influyeron en el rendimiento posterior. No es que los hombres de Bolea olvidasen sus principios, pero el partido demostró que Didac tiene que dirigir al equipo en las superioridades y que Cristian tiene que reforzar su continuidad tanto en el juego como en los lanzamientos. Un partido dura 60 minutos. Mouriño ofreció un buen nivel y debe trabajar en defensa, en cuyo 6-0 Markel parece dirigir las operaciones. La segunda parte no tuvo historia, así que el Bidasoa tampoco tuvo piedad de un Zarautz que acusa sobremanera la baja de Balenziaga.

El Bidasoa nos presentó una versión homogénea, sin tibiezas ni dudas, con un equipo equilibrado y consciente de sus opciones. Sabe en qué categoría está y a qué juega. Ahora es momento de seguir trabajando desde un punto de vista físico, técnico, táctico y psicológico. Con la exigencia que le ofrece la calidad de su propia plantilla.

La afición irunesa salió contenta porque el Bidasoa realizó los deberes en una pista tradicionalmente complicada,pero es necesario mantener la tensión.

ZARAUTZ AMENABAR: Julen de Carlos, Paulo Ostolaza; Aguirrezabala (6), Iraeta (2),Iztueta, Agirregomezkorta (2), Josu Atorrasagasti, Ander Atorrasagasti,Etxaniz(1), Garate(1), Beristain (1), Olaizola, Ondarra, Torriko (3), Goenaga (2), Mikel Martínez (1).

BIDASOA IRUN: Zubiria, Dejanovic, Cavero, Mouriño (4), Vázquez (5), Martínez (2), Crowley (8),Markel, Portero, Azkue (3), Didac Villar (3), Kauldi Odriozola (1), Bezbradica (4), Davidovic (2) y Muiña (1)

Parciales: 1-4, 3-6, 3-8, 4-10, 5-12 y 7-17; 10-19, 13-21, 14-24, 14-27, 17-30 y 19-33.

Árbitros: Portela Fernández y Rodríguez Mondelo.Comité galllego. Excluyeron por parte del Amenabar a Josu Atorrasagasti (2), Ander Atorrasagasti (2) y Etxaniz . Por parte del Bidasoa a Markel Beltza.

Incidencias: cerca de mil espectadores en el Polideportivo de Aritzbatalde, con una nutrida presencia de seguidores iruneses.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo